top of page

Bikram Flow

Actualizado: 11 ene 2023


¨Lo mejor que se puede practicar con todas estas técnicas es la observación y la sensibilidad. cuando simplemente prestamos atención, en lo que sea que enfocamos nuestra consciencia, sabemos lo que hay que hacer¨. ~Eddie Stern


Hatha Yoga es un método para obtener un cuerpo fuerte y enérgico, además de un estado óptimo de salud. También es un método para lograr armonía y felicidad; pero sobre todo, para desarrollar la fuerza interior que nos ayuda a enfrentar la tristeza, el dolor y los fracasos con ecuanimidad.


En india, el yoga es considerado un método para el progreso espiritual de la humanidad. Su principio fundamental es el de regular el cuerpo y la mente, para luego alcanzar un estado más alto de concentración. Mediante la aplicación correcta de sus diferentes técnicas, se obtiene un cuerpo saludable, fuerte y simétrico; además de una mente creativa, determinada, honesta y tranquila. Las 26 posturas y los 2 ejercicios de respiración que se realizan en la práctica de Bikram son un buen ejemplo de esto.

En Bikram comenzamos con los pulmones, enseñándolos a respirar, a ser elásticos y a bombear abundante oxigeno fresco al sistema circulatorio. Al mismo tiempo, eliminamos el óxido de los dedos, muñecas, antebrazos, codos, biceps, hombros, cuello y espalda alta. Para hacerlo utilizamos todos los músculos, tendones, ligamentos, articulaciones, nervios y vasos sanguíneos de la parte superior del cuerpo. Y todo esto sólo con el primer ejercicio de respiración (Pranayama).


Después nos movemos hacia abajo y con la media luna estiramos los lados del torso, desde las axilas hasta caderas y muslos, especialmente la cintura, y extendemos la columna de derecha a izquierda (Ardha-Chandrasana). Con la flexión posterior (back bending) estiramos la columna hacia atrás, y la pelvis junto al área abdominal hacia el frente. Luego nos doblamos hacia adelante y pasamos a mover piernas y tendones, al mismo tiempo haciendo compresión en el abdomen para masajear órganos internos (Padahastasana). Con la postura rara, o postura de la silla, trabajamos piernas, rodillas, tobillos, pies y dedos, abarcando el área de la concentración y del balance, haciendo que la mente y los nervios se ejerciten (Utkatasana). Con el águila (Garudasana) estiramos los hombros rígidos, la cadera, los brazos y los ligamentos de las piernas; además despertamos los riñones y los órganos sexuales.


Ya en este punto de la práctica, el cuerpo completo y el sistema nervioso están lo suficientemente calientes para pasar a la postura de frente a la rodilla (Dandayamana Janushirasana), la cual combina las destrezas de las posturas anteriores y trabaja profundo sobre el sistema nervioso y la mente, desarrollando concentración, paciencia, determinación y auto control. Después, con el arco de pie (Dandayamana Dhanurasana) toda la sangre fluye desde un lado del cuerpo hacia atrás y se incrementa la fuerza y el tamaño de la caja torácica, aumentando la circulación al corazón y a los pulmones. Al pasar a la postura del poste balanceándose (Tulandandasana), continuamos llevando sangre al corazón, fortaleciéndolo y limpiando venas y arterias. Este flujo de sangre rejuvenece el cerebro y nos ayuda a desarrollar el poder de la concentración.


El estiramiento hacia adelante con piernas separadas (Dandayamana Bibhaktapada Paschimottanasana), el triángulo (Trikanasana), la posición de piernas separadas con cabeza a la rodilla (Dandayamana Bibhaktapada Janushirasana), el árbol (Tadasana) y la postura de parada en los dedos del pié (Padangustasana), aumenta la circulación al cerebro, regula las glándulas tiroides y suprarrenales, fortalecen piernas y glúteos, además del sistema inmunológico. Al mismo tiempo, todas estas posturas sanan los dolores de espalda y aportan flexibilidad y equilibrio al cuerpo completo.


Estás posturas de pie son de gran importancia porque proveen abundante movilidad física a la columna vertebral, ya que incluyen una perfecta combinación de flexiones hacia adelante y hacia atrás, torsiones, inversiones y balances. Cada una de ellas comparte un patrón de energía común: la energía se mueve hacia arriba por la parte frontal del cuerpo y hacia abajo por la parte dorsal. Este flujo energético se refleja, y esta afectado, por la alineación ósea. Con la práctica, la desconexión habitual entre cuerpo y mente comienza a disminuir.


Ya en la segunda mitad de la práctica vemos cómo la postura removedora de viento (Pavanamuktasana) incrementa la habilidad del cuerpo para absorber nutrientes, y con la flexión abdominal (Bikram Yoga o Sitting Posture), se incrementa la flexibilidad de la columna vertebral, se masajean los órganos internos y se tonifican los músculos del abdomen.


Con la cobra (Bhujangasana), la media langosta (Salabhasana), la langosta completa (Poorna Salabhasana), el arco (Dhanurasana), la posición fija y firme (Supta-Vajrasana), la media tortuga (Ardha-Kurmasana), el camello (Ustrasana), el conejo (Sasangasana), la posición de cabeza a la rodilla con estiramiento sentado (Janushirasana con Paschimotthanasana) y la torsion de columna (Ardha-Matsyendrasana), se cura el dolor de la espalda baja y se alivian los dolores menstruales (además de regularse el ciclo menstrual), se estimula el sistema inmunológico y todas las funciones metabólicas. Todas esta posturas aportan flexibilidad a los isquiotibiales, afirman el torso, curan problemas como el reumatismo (inflamación, degeneración o alteraciones de los tejidos que forman los músculos y los tendones) y la artritis de la columna; asimismo regulan las funciones del hígado y del bazo.


En la mayoría de las posturas se aplica la técnica del torniquete, que consiste en cortar la circulación de la sangre en algunas partes del cuerpo para obligarla a que entre en otras. Por lo tanto, las relajaciones cortas después de cada una de esta posturas de suelo, permiten que la sangre vuelva a fluir naturalmente por todo el cuerpo. Esta técnica de esfuerzo excesivo seguido por relajación completa es la clave para mejorar la salud.


El último ejercicio de respiración (Kapalbhati en Vajrasana) tiene la función de enfriar el cuerpo y expulsar el resto de aire y toxinas estancadas en los pulmones, rejuveneciendo y revitalizando.


Finalmente, es necesario recalcar que el secreto del éxito en esta gran práctica de Hatha Yoga, reside en la determinación, la perseverancia y la guia apropiada. ¡Así que ven y practica con nosotros!


















62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page